¿Es autoestima o soberbia?

 “La soberbia no es grandeza sino hinchazón; y lo que está hinchado parece grande pero no está sano”, también decía: “Donde hay soberbia, allí habrá ignorancia; más donde hay humildad, habrá sabiduría”. Decía Salomón, Rey de Israel (970-931 AdC)

Soberbia es un sentimiento de superioridad que no ayuda a desarrollar los equipos de trabajo

Soberbia, según la Real Academia Española, es altivez y apetito desordenado de ser preferido a otros; en otras palabras, la soberbia es un sentimiento de superioridad que una persona tiene frente a otras personas, que puede ser tan nocivo o tan inofensivo como su rango de acción o de influencia lo permita, por ejemplo, la soberbia en un Gerente, Supervisor, Asesor o comisionado para una tarea, puede originar a primera vista, miedo, que se evidencia en la postura de los seguidores y/o colaboradores en no llevarle la contraria o simplemente no opinar, lo que conlleva a eliminar cualquier aporte enriquecedor a una tarea por parte de su equipo natural y dejarlo sólo; también origina rechazo, inclusive hasta desprecio, porque luego que las personas que están alrededor de una persona altanera/pretenciosa/soberbia, se dan cuenta de sus sentimientos mezquinos y egoístas y lo dejan sólo.

Existen frases que delatan la soberbia y que no ayudan a avanzar

Es muy común encontrar frases como: “Yo puedo sólo, yo sé lo que tengo que hacer”; “Con ustedes o sin ustedes, este evento sale”; “Nosotros haremos el trabajo para cambiar, nos llevaremos por los cachos a quien se oponga”,  “Fulanito se portó mal, no tendrá espacio en este equipo”, oraciones que de acuerdo al contexto, generalmente son de arrogancia y superioridad que dejan a un lado cualquier iniciativa de cooperación, quien las pronuncia, pierde una extraordinaria oportunidad para el dialogo y la propuesta de ideas; no otorga alternativas que puede ofrecer la investigación y saber porque una persona actúa de una determinada manera.

La soberbia aleja a las personas y la creatividad

Una persona soberbia se reconoce, porque siempre quiere tener la razón, sin importar argumentos, ni reglas, es despreciativo hacia los demás. El soberbio toma el poder que le ofrece su cargo o investidura como recurso para ofender, menospreciar, para excluir a los demás, y esto sólo trae retraso en una organización.

Un líder es productivo cuando cuenta con la admiración de quien lo sigue y el respeto de quien lo adversa

La historia me ha demostrado que ningún hombre o mujer puede ser exitoso y hacer productiva su organización, sino cuenta con el apoyo de quien lo admira y del respeto de quien lo adversa, porque la crítica, no es más que la evaluación de la gente frente al trabajo que una persona hace, y si hay gente que lo adversa o critica, es porque algo hay que mejorar y que un soberbio no verá y sólo se escudara, en decir: “me quieren fregar”, “no me han dado tiempo”, “ellos quieren lo que yo tengo”.

Existe diferencia entre autoestima y soberbia

No confundamos, autoestima con soberbia; la autoestima se funda sobre el  conocimiento real y sobre las verdaderas acciones, la soberbia es un falso orgullo que sólo existe en el interior de quien lo sufre. Hay quienes esconden su soberbia en una falsa sonrisa y en abrazos, pero luego en la soledad de sí  mismo se sacude la mano y borran su sonrisa, menospreciando a su prójimo, esos, ¡pobre de ellos!

El Gerente deja a un lado la soberbia y se fundamenta en su autoestima

En cambio el humilde, ese que ejerce liderazgo en sus propias competencias ese que realmente cree en si mismo, esa persona que se estima y está claro de quien es y no le hacen falta falsos reconocimientos y posturas, aquel que está dispuesto a escuchar y conversar, aquel que da respuesta a las inquietudes e interrogantes de los demás, ese gerente que es capaz de pedir ayuda y opinión y trabajar con eso, ese gerente que no excluye de su equipo a nadie y que por el contrario cree en la diversidad de opinión como elemento de enriquecimiento social y cultural, definitivamente es y será un hombre o mujer de progreso, de productividad y su organización se lo agradecerá, y por supuesto los demás lo admirarán por sus acciones y no por lo que dice ser.

 

Dejar un comentario