Criticar es perder la confianza

Criticar y hacer uno lo mismo

Quien indica un buen camino, pero queda él mismo en el charco y el lodo, carece de sentido y sabiduría. Del Criticar y hacer uno lo mismo.

Esta es una frase tomada de “La nave de los necios”, uno de los libros más relevantes de la literatura alemana de 1494, el cual hace referencia a las personas que tienen la osadía de criticar lo que él mismo no está dispuesto hacer, lo que él mismo no está en competencia de cumplir, La nave de los necios cataloga como necio y deshonroso, a quien juzga todas las cosas por su lado peor y de ello hace un Zaperoco, sin pensar en sus propias faltas.

Hay Gerentes, compañeros o amigos que son dados a dar consejos, “criticar”, diciendo, por ejemplo: “hermano, ten cuidado, veo en ti una paja que me disgusta”, cuando  está consiente que la paja que molesta en el otro también está en su ojo, es decir, de que el vicio que censura en los demás  está presente en su forma de actuar, lo cual origina una perdida de confianza hacia su persona

Mejor aconsejarse a si mismo que criticar a los demás

“señor doctor, cuídate tu primero”. Muchos aconsejan a los demás y no saben aconsejarse a sí mismos. Como el médico que muere del mismo mal que padecían todos aquellos a quienes querían ayudar y sobre el que escribe más que ningún otro.

Dice un fragmento, “Del criticar y hacer uno lo mismo” de la obra La nave de los necios: “cualquier vicio que aparece, tanto más claro se ve cuanto más estimado es aquel que lo tiene” y nos da el siguiente consejo: Obra primero y enseña después, si quieres merecer alabanza y honor.

Criticar un nuevo código de conducta para perder la confianza

También estamos aquellas personas que sin darnos cuenta, cometemos el error de actuar  en contra de lo que en algún momento juzgamos como impropio, o las personas que, “irresponsablemente”, lo justificamos diciendo, “yo lo hago esto porque aquellos que estaban antes de mi lo hacían”, creando para si mismo un nuevo código de conducta, es decir, “si lo hacen aquellos a quienes adverso y crítico, está mal, pero si lo hago yo, en este momento está bien y es justo hacerlo así”; esta forma de actuar, común entre los políticos y algunos jefes, es tal vez una posición acomodaticia  e incoherente que pudiera dar resultados cuando todos los amigos y allegados, seguidores del momento le aplauden y lo apañan, pero que se agota y se auto limita, cuando su periodo de autoridad y poder se acaba. Tarde o temprano, la gente, la comunidad se los recriminará y perderán lo más valioso para el ser humano, la “confianza”, convirtiéndose en los necios y calificados como el que crítica y hace lo mismo.

criticar-evita-la-confianza

Reflexión

Esta historia me ha brindado la posibilidad de reflexionar sobre las implicaciones de juzgar, criticar olímpicamente, así como evaluar los costos que sobre la confianza tiene. En ese deambular de la vida sigo aprendiendo sobre la responsabilidad de criticar, de hacer juicios infundados y sobre las exigencias que hacemos en los otros la cual debe ser refrendada en la exigencia que hacemos en nosotros  mismos.

Seguramente lo que trato en este post no es algo nuevo, sin embargo, me parece adecuado refrescar el tema de la crítica fácil, es decir, de emitir juicios infundados o de exigir a los demás, sin exigirnos a nosotros mismos y así ganar la confianza de los demás.

Hay otros artículos que están relacionados con esto, por ejemplo el que trata sobre la necesidad de reconciliarnos con nosotros mismo; una aventura que tuve la oportunidad de vivir el el mundo scout

 

 

Entradas recientes

Dejar un comentario