Gracias, una declaración generativa

Gracias, ¡No hay de que!

Es común encontrar en una conversación entre amigos, en una entrevista de negocio, o inclusive en el feed back de cualquier acción, que uno de los involucrados expresa las gracias al otro y la respuesta automática son coloquios como: “de nada”, “no hay de qué”, “gracias!, las que le adornan” o “gracias hacen los monos”… En mi opinión, hay dos interpretaciones a esta respuesta casi que inmediata: pareciera que se quiere dar entender que no hubo esfuerzo al realizar la tarea, o que la acción se hizo con placer y alegría y por ello no merece retribución.

Dar Gracias es reconocer al otro

En todo caso, siempre es oportuno y generativo, dar Gracias, a quien realiza una acción, ya sea para uno o para la organización en la que se está. Agradecer nos permite reconocer al otro por lo que hizo por nosotros o el grupo, nos permite validar que los comentarios que se realizan para contribuir y que nos permiten mejorar y aprender son de sumo valor para el crecimiento personal.

Dar “Gracias”

Es una declaración generativa, es decir, transforma el futuro hacia el optimismo, hacia la acción positiva, ya sea para quien la emite, como para quien la recibe, claro está, cuando está se hace desde la coherencia entre el pensamiento, lenguaje y la acción.

Dar gracias es una caricia para el alma

Gracias Positivismo

Una declaración desde el pensamiento, la palabra y la acción

Cuando se emite la palabra gracias, existe previamente  la conversación interna de quien la expresa y la siente, una vez se transmite el sonido, generalmente se hace no sólo con la palabra, sino con la acción, es decir, con una abrazo, con un apretón de manos, con un gesto que transmite lo que pensamos y decimos, estos son códigos que evidencian el carácter coherente de la declaración

Las organizaciones también dan las Gracias

Las organizaciones, han buscado mecanismos para exaltar las acciones de sus miembros, independientemente de las motivaciones, intereses o acciones de sus integrantes, han normado el agradecimiento, en reconocimientos y condecoraciones, buscando que sus integrantes se vean confortados y tomados en cuenta por las acciones que realizan, es decir, para agradecer el esfuerzo y la labor. Aunque estas normas son ejecutadas por personas y la evaluación si el merecimiento de la distinción se ajusta a procedimientos, no se puede dejar a un lado que la entrega del agradecimiento se  hace sin mezquindad, con la pureza misma de dar “Gracias”, no se hace por costumbre, sino por la convicción de que sus integrantes siempre se merecerán las Gracias.

Dar gracias de manera coherente, es decir, de manera sincera, es expresar la intención de “hacer saber al otro la alegría que su acción nos produce“, es reconocer a esa persona, quien es y en consecuencia valorar lo que ofrece.

Las gracias crean “relación”, no simplemente constituyen una formalidad vacía para cerrar “educadamente” una transacción. Gracias, se entregan para exaltar la presencia del destinatario, incluso cuando está ausente

Dar Gracias se trata de compartir y darle vida a los sentimientos

Manifestar las gracias no es devolver lo recibido, o aceptar simplemente el “don” o “lo dado” como al pasar, tampoco es considerar que solo es merecedor el que, según mi parecer, ha hecho un sacrificio. Dar Gracias se trata de compartir y darle vida a los sentimientos

Gracias abrazo

Omitir las gracias en cualquier relación humana, es dejar en el vacío de la obviedad algo demasiado bello para destacar, y se hace casi que indispensable para que en la comunicación se refuerce la relación.

Yo quier dar las gracias

Quiero aprovechar esta ocasión, al hablar de esta gran declaración que es dar las gracias para  agradecer aquí a quienes amo, y quienes me aman por ser quien soy y permitirme estar en este  maravilloso regalo de la vida que es el hogar, que siempre me invita a valorar.

Mis amigos y compañeros… Gracias

También aprovecho para dar Gracias a quienes me acompañan desde distintos lugares y en distintas ocasiones, a  mis queridos lectores y/o seguidores, a mis colegas y compañeros de trabajo, a mis amigos del escultismo, aquellos fotógrafos y diseñadores de imágenes que me sirven de referencia, a las personas que de alguna manera han sido guía en mi proceso de formación, quiero agradecer a esas personas que sin darse cuenta me obligan a pensar y establecer en mi nuevos caminos para avanzar y por supuesto a mis coachees que día a día confían en mí, regalándome su atención.

A ti querido lector

Te invito, hacer este ejercicio, la próxima vez que te encuentres con esa persona a quien quieres agradecer, cierra tus ojos, y reflexiona sobre todas esos momentos que esa persona te regaló y que te permitieron crecer, piensa en esas situaciones que te ayudaron a modificar hacia mejor, y al abrir los ojos, míralo fijamente a sus ojos, no te apures, y regálale una mirada de agradecimiento y cuando estés listo abrázalo, con un abrazo de esos que damos cuando encontramos a la persona entrañable, ese mismo abrazo que damos cuando bailamos un bolero y dile “Gracias.

Hay otras declaraciones tan poderosas como Gracias

como lo son el perdón, el basta, el amor, el no o el sí, inclusive la independencia, de las cuales seguramente hablando de coaching hablaremos más adelante, por ahora concentrémonos en la declaración de Gracias

Gracias a todos por leerme

Recommended Posts

Dejar un comentario