Los juicios pueden ocultar la realidad

Los juicios pueden ocultar la realidad

Hablar no es inocente; la palabra escrita u oral, es un acto activo, es un acto que transforma el mundo en el que actuamos, también tiene la capacidad de cambiar las posibilidades tanto de quien lo pronuncia, como de quien lo recibe o se refiere; cuando hablamos postulamos afirmaciones y juicios que impactan al receptor y al emisor.

Diferencia entre Juicios y Afirmaciones

Juicio

Un Juicio es capaz de generar mundos nuevos, de acuerdo a la autoridad que se le otorga a quien lo pronuncia, claro está, también de acuerdo a la audiencia que lo recibe y acepta ya que la audiencia siempre tendrá la opción de tener una opinión diferente.

Afirmaciones

Una afirmación a diferencia de un juicio requiere de datos de validación para considerarla falsa o verdadera. Los juicios viven en la persona que los pronuncia y pueden ser válidos o inválidos, según la autoridad que le damos a esa persona. Los juicios requieren también de un compromiso social adicional, son dependientes de las tradiciones, por lo que pueden ser fundados o infundados

Con nuestros juicios afectamos la identidad de las personas, países, organizaciones, grupos sociales.  De allí la importancia de que nuestros juicios sean válidos y fundados.

Nuestros juicios

Ejemplificando la diferencia entre afirmaciones y juicios:

Ejemplo de Afirmaciones:

Cesar Miguel Rondón, es locutor de radio en la emisora Unión Radio 99,9.  Esto es una afirmación, pues es un hecho que está presente más allá de nosotros y que es observable de forma independiente de quien lo expresa, es decir, una afirmación hace referencia de un mundo existente, todos escuchamos por la radio  a Cesar Miguel Rondón.

Una afirmación nos compromete a proporcionar evidencia de lo que decimos, si se nos solicita.

¿Qué es una afirmación?

Una afirmación será tal, siempre y cuando este dentro de una determinada comunidad en un momento histórico dado, es decir, una afirmación será verdadera si cumple con las reglas y procedimientos definidos por la comunidad y en la medida que estos consensos cambien con el tiempo, también cambiara la consideración de verdadero o falso, en otras palabras, si Cesar Miguel Rondón dejara de ser locutor de 99,9, ya la afirmación no podrá ser Cesar Miguel Rondón, es locutor de radio en la emisora Unión Radio 99,9

Ejemplo de Juicios

Karla es intensa y no puede estar en una Junta Directiva. Esta declaración sólo vive en la persona que la formula y está pronunciada según su escala de valores y opinión meramente sugestiva.

Esta expresión (declaración), crea un mundo nuevo para quienes aceptan el juicio emitido y será válido o inválido cuando la comunidad otorga autoridad a la persona que lo pronuncia, es decir, habrá personas que escuchan tal juicio que pueden discrepar, basándose en el hecho de que no han otorgado la autoridad para aceptar lo dicho de forma válida. Para algunos el juicio ante el primero podría ser, Karla es aguda y debe estar en esa Junta Directiva

¿Que es son Juicios?

Los Juicios son fundados o infundados, y esto dependerá de la forma en que se relacionan con el tiempo: Decimos algo en el presente, según lo que observamos en el pasado y de acuerdo con ciertas expectativas en el futuro. Quien expresa un juicio se compromete a “fundar” dicho juicio a partir de acciones que se han observado en el pasado, en el mismo espacio y forma que hoy se presenta, es decir, si Karla perteneció a una Junta Directiva y actuó de una determinada manera, se podrá calificar y aún sin embargo habrá que revisar que acciones de aprendizajes tomó Karla durante su vida.

Cuando emitimos un juicio, además del compromiso de autoridad, las personas suponen que este juicio está basado en observaciones de acciones ejecutadas en el pasado, no pura creencia

Siempre hacemos juicios

Los seres humanos somos generadores incesantes de juicios. Los hacemos todo el tiempo y sobre prácticamente todo lo que observamos, cuando conocemos a alguien o entramos a un lugar nuevo inevitablemente nuestra conversación interna no para y nos formamos una opinión de esa persona o lugar que estamos conociendo, dado a nuestra patrón de valores y experiencias, es decir al pasado.

Los juicios sólo viven en la persona que los pronuncia, no son propios de la persona, cosa, grupo, comunidad o país a la cual se refiere dicho juicio.

Se dice que los juicios son el reflejo del pasado, y que pueden ayudar a predecir el futuro, pero también sabemos que no es determinante, pues puede haber aprendizaje en ese tiempo desde el pasado al presente que modifique ese futuro.

Los Juicios tienen una doble cara

Toda acción revela el tipo de ser que la ejecuta. El segundo principio de la ontología del lenguaje reconoce que “actuamos de acuerdo a como somos”.

Cuando se emite un juicio, de alguna forma revelamos quienes somos. Incluso cuando procuramos engañar a los demás con respecto a cómo somos. En la medida en que el esfuerzo de engañar se manifieste, revelamos el tipo de persona que somos. Comúnmente pensamos que al emitir un juicio estamos sólo enjuiciando aquello de lo que el juicio habla. No siempre percibimos cuánto de nosotros se revela al emitirlo.

El juicio, tiene una doble cara: si alguien dice: “Karla es intensa”, no será mucho lo que sabremos sobre Karla, pero si sabremos algo sobre quien emite tal juicio. Los juicios siempre hablan de quienes lo emiten. Son ventanas al alma humana.

Lo que molesta es el juicio sobre lo sucedido

Decia Epicteto, esclavo griego que viviera en la segunda mitad del siglo I y comienzos del II d.c, con quien el emperador Adriano tuviera largas conversaciones. “No es lo que ha sucedido lo que molesta a un hombre, dado que lo mismo puede no molestar a otro. Es su juicio sobre lo sucedido”.

En un contexto distinto, Epicteto decía en una dirección similar: “No olvides que no es el hombre que te envilece o golpea aquel que te insulta, sino tu propia opinión la que te ha irritado. Comprométete a no dejarte llevar por las impresiones externas, dado que una vez que ganes tiempo y postergues tu reacción, podrás más fácilmente llegar a ser el amo de ti mismo”.

Reflexión:

Todos hacemos juicios, es una condición humana, el compromiso de expresarlos, de darle vida a nuestros juicios está, en fundar nuestros argumentos. Cuando se emite un juicio sin fundamento, se coloca en riesgo la confianza y el respeto de quienes lo escucha hacia quien lo dice y de esa manera por ende la autoridad. Al emitir un juicio nos comprometemos a actuar en consecuencia, es decir en hacer coherente nuestra acción con la palabra.

Juicios o apoyo

Recommended Posts
Comentarios
pingbacks / trackbacks

Dejar un comentario