Un antídoto para el síndrome de la Intolerancia a la diferencia

Cómo superar la Intolerancia a la diferencia

¿Cómo evitar el Lecho de Procusto?

La intolerancia a la diferencia, el sindrome de procusto, común en nuestras organizaciones debe ser superado, para así poder evolucionar y lograr el desarrollo que se plantee

Es Preciso identificar al Procusto de la Organización

Para lograr el antídoto a la intolerancia a la diferencia, es preciso identificar a los Procusto de la organización, aquellos que quieren y hacen todo lo posible para que las personas, se ajusten sólo a lo que ellos piensan o dicen, sin permitirles discernir ni opinar. Para Procusto sólo es necesario que las personas miembros de la organización se acuesten en el lecho que él preparó para acondicionarlas según su propio criterio, según sus propias normas y no a los principios de la organización.

Procusto 3

El Síndrome de Procusto o intolerancia a la diferencia

En la mitología griega, existe un personaje apodado Procusto, que quiere decir “el estirador”,  que ofrecía siempre de manera amable y sonriente, posada a las personas inocentes o desinformadas; esperaba que se durmieran en una cama especial que tenía para tal fin y que se ajustaba según sus intereses,  y así los amordazaba y ataba a las cuatro esquinas, es decir, los limitaba. Si la persona era alta y su cuerpo más largo que el de su lecho, le cortaba las extremidades, y si era más pequeño, lo descoyuntaba a martillazo hasta estirarlo y así ajustarlo a su monstruosa camastrón; de acuerdo a este criterio nadie coincidía jamás con el tamaño del “Lecho Procusto”, tarde o temprano los hacia coincidir.

Si quieres saber quién es Procusto, debes estar atento a su conducta y expresión

Para identificar a la personas que como Procusto no aceptan otra condición que las que ellos proponen, sólo hace falta estar atento a su conducta y expresión; existen dos tipos de personas con este síndrome, el primero es aquel que de actúa de manera autoritaria y se contrae cuando alguien difiere de lo que él dice, pues lo considera una falta de respeto; sus ideas siempre son las mejores por lo que desestima o desacredita las ideas de otros; pretenden acomodar siempre la realidad a la estrechez de sus intereses o a su particular visión de las cosas, los demás tienen que adaptarse a sus planteamientos, utiliza artimañas y engaños, son capaces de decir que sus argumentos están avalados por un tercero, sin presentar las pruebas haciéndose el loco cuando se las solicitan.

También el miedo caracteriza a Procusto

El otro tipo de Procusto es aquel que tiene miedo  a que se le reconozcan capacidades a otro que él no tiene, es decir, teme que otra persona le pueda hacer sombra; tienen miedo de personas adultas con experiencia, dedicadas y con competencias, le tienen miedo a los jóvenes y a lo nuevo, y es así como se aferran a lo retrogrado y se hacen asesorar de personas que no aportan iniciativas o innovaciones. Son celosos si alguien sobresale de la medida de su propia mediocridad. Todo lo quieren cortar a su medida. Su vida está presidida por una observancia de normas, pero muy poco por el servicio a los demás.

Especialista en deformar y ocultar información

En ambos casos estas personas son especialistas en deformar, ocultar e interpretar los datos para que se confirmen sus hipótesis, son capaces de comprar conciencias con cargos, condecoraciones y falsos reconocimientos, títulos o simplemente dinero para lograr que levanten la mano a su favor, son capaces de destituir, desacreditar o ignorar a quien le pueda llevar la contraria con juicios válidos y fundados, sin importar lo valioso que pueda ser para la organización.

¿Cómo evitar el Lecho de Procusto?

La misma mitología griega nos insinúa una manera de cómo evitar caer en el “Lecho de Procusto”. Este personaje arbitrario y egoísta terminó su malvada existencia de la mismamanera que sus víctimas. Fue capturado por Teseo héroe de la antigua Grecia, que lo acostó en su camastro de hierro y le sometió a la misma tortura que tantas veces él había aplicado, en otras palabras, le aplicó la ley de: “Del que a hierro mata, a hierro muere”.

El mejor antídoto proviene de la inteligencia

Yo no creo que esta sea el antídoto más efectivo para la humanidad, y mucho menos para una organización que quiera evolucionar; hacer lo mismo que otros hacen, sabiendo que está mal o que en el pasado se criticó, eso en mi opinión, es irresponsable e irrespetuoso y por consiguiente un factor de incoherencia, más bien, estoy convencido que es mejor, la inteligencia que se deriva del conocimiento la prudencia y la constancia.

Reflexión:

Para evitar reposar en el Lecho de Procusto, es necesario:

Estar en constante proceso de aprendizaje: observar conscientemente cada situación y cada individuo para determinar su verdadero interés

Informarse con fuentes calaras y válidas y no dejarse llevar por una falsa generosidad o una hipocrita sonrisa

Observar y comparar lo que se dice con lo que se actúa. En ocasiones es común observar que el Procusto dice: “La discusión enriquece”, pero no muestra en sus actuación disposición para hacerlo, o dice: “yo no llevo esto al plano personal, por lo que no habrá consecuencias si no están de acuerdo conmigo” y luego se observa una destitución o retaliación”

Procusto es incoherente

Ser crítico, y firme, con los argumentos y sólo cambiar de opinión o posición si se reciben respuestas coherentes y veraces

No caer en la tentación de la compra de conciencia, mantenerse respetuoso de sí mismo.

Hacer preguntas, muchas preguntas, hasta encontrar la verdadera respuesta.

No dejarse arrastrar por la cólera de Procusto, mantener la calma, de lo contrario se caerá en su juego macabro.

Alejarse de Procusto, pero no descuidarse cuando ya esté distante, Un Procusto nunca cambiará

Para la reflexión, estimado lector, dejo esta pregunta, hecha por Cantinflas en su película, “Su Excelencia”, 1966:

¿Cómo podemos votar por un sistema que habla de dignidad y acto seguido atropella lo más sagrado de la dignidad humana que es la libertad de conciencia, permitiendo eliminar el derecho a discernir y a la defensa?

Recommended Posts
mostrando 3 comentarios
  • Bablofil
    Responder

    Thanks, great article.

  • Angela Pires
    Responder

    Muy bueno tu artículo, lo vivo a diario en mi organización y es un mal difícil de combatir.

Dejar un comentario